“La abogacía cambiará más en 10 años que en el último siglo”

Expansion.com 24/10/2014

El gurú de la abogacía, Richard Susskind, anuncia un futuro en el que el sector legal deberá perder el miedo al uso de las nuevas tecnologías y profundizar en la estandarización de algunos servicios.

En los próximos diez años, el impacto de la tecnología traerá más cambios para la abogacía que los observados en el sector en el último siglo». Esta es una de las predicciones del gran gurú de los abogados, Richard Susskind, que considera que los profesionales del Derecho tienen que esforzarse por anticiparse al mercado y dejar atrás su «irracional rechazo al uso de las nuevas tecnologías».

El profesor de Oxford, conferenciante internacional y autor de libros sobre el futuro de la profesión jurídica, describió el pasado martes en Madrid el actual panorama de la abogacía como un mercado en el que las empresas están reduciendo los costes en abogados externos y recortando el número de letrados propios, al mismo tiempo que la complejidad regulatoria va en aumento.

Por ello, destacó que el reto estará en «apostar por una estrategia colaborativa que reduzca costes y mejore la eficiencia», estudiando qué cuestiones se pueden externalizar, así como la posibilidad de eliminar aquellas labores para las que los abogados están sobrepreparados, estandarizando las funciones más básicas y asignándoselas a personal de apoyo, o lo que se conoce en el sector como paralegal. Todas estas visiones sobre el futuro de la profesión las pronunció en la clausura del Legal Management Forum 2014, organizado por Wolters Kluwer e Inkietos.

Susskind señaló que hay que buscar la manera de «desagregar» cada pieza del servicio legal para gestionarlo individualmente de un modo mucho más eficaz. «A las empresas no les importa tanto pagar más por un trabajo que aporta valor añadido, pero no por algo que pueden hacer los abogados junior», insistió Susskind, que invitó al nutrido público de abogados que lo escuchaba a que se preguntaran lo siguiente: «¿Para qué problema eres la solución?, ¿cuál es el valor fundamental que aportas como abogado?, ¿cómo conviertes tu conocimiento en valor añadido para el cliente?».

En la misma línea que Susskind, Stacey Caywood, consejera delegada de la división de Legal & Regulatory de Wolters Kluwer, señaló algunas tendencias que se están detectando en el sector de la abogacía, como el incremento en el uso de servicios de firmas no estríctamente jurídicas, por ejemplo para la parte de trabajo más administrativa: «Los bufetes podrán jugar un papel en este contexto sólo si son lo suficientemente flexibles en la adaptación de sus estructuras», apuntó.

Cambios

En todo este nuevo y complejo panorama que se configura para el mercado legal, hay que añadir un factor más: los nuevos modelos de facturación que, en buena medida a raíz de la crisis, están experimentando cambios. Este fue también un tema recurrente durante el foro legal celebrado en Madrid y del que hablaron expertos de dentro y fuera de nuestras fronteras, ahondando en la necesidad de la búsqueda de modelos innovadores en el pago de honorarios, dejando de lado el ya obsoleto cobro por horas.

Con todo, será la irrupción de las nuevas tecnologías lo que represente el mayor reto para los abogados del futuro, con el desarrollo de sistemas de tecnología cognitiva e inteligencia artificial como el proyecto Watson de IBM, con los que una máquina ya puede responder a consultas legales complejas.

Pistas para el futuro

– La innovación y la tecnología serán las claves para el desafío de orientarse al cliente.
– No basta con ofrecer un buen precio a los clientes. Éstos buscan además, efectividad y predictividad. – Las firmas esperan del abogado no sólo el conocimiento jurídico, sino que genere negocio.
– Los letrados deberán mostrar su eficiencia en tareas que pueden hacer ya colectivos no jurídicos