Árabe y rumano, los idiomas más solicitados en los juzgados

Expansion.com 12/09/2014

El 50% de las solicitudes de traducción que reciben los tribunales provienen de ciudadanos rumanos o árabes. La Administración se hace cargo del coste de este servicio cuando son causas de justicia gratuita.

El crecimiento de la inmigración en España ha potenciado que los juzgados nacionales cuenten con un gran número de causas en las que se necesita la intervención de los servicios de interpretación y traducción.

Los resultados en relación con las lenguas más solicitadas pueden llegar a variar dependiendo de la región que se analice. Sin embargo, según datos aportados por el Ministerio de Justicia, los dos idiomas más solicitados son el rumano y el árabe.

De hecho, estas dos lenguas copan la mitad de las necesidades de todos los partidos judiciales nacionales, siendo el rumano el más habitual con un 26%, al que le sigue el árabe, con un 23%.

Otra cuarta parte de las solicitudes de interpretación que se plantean en los juzgados está conformada por un grupo de nueve idiomas: búlgaro (5%), chino mandarín (4%), polaco (3%), euskera (3%), ruso (3%), italiano (2%), portugués (2%), ucraniano (2%), y volofo (lengua hablada en Senegal y Gambia), con un 2%.

El resto de peticiones provienen de otros dos grupos muy distintos. Por un lado, uno que suma otro 15% de las necesidades de los tribunales, con idiomas más profesionalizados e intraeuropeos, como son el inglés (9%), el francés (3%) y el alemán (3%).

El 10% restante de las necesidades de traducción e interpretación incluye hasta 41 lenguas diferentes, entras las que se encuentran el beréber, el moldavo, el hindi o el lenguaje de signos.Datos más específicosFrente a esta imagen fija y genérica del territorio español, es posible realizar un análisis más específico por regiones, mediante los datos que maneja la empresa SeproTec Multilingual Solutions, que provee de traductores e intérpretes a los juzgados de varias comunidades autónomas.

En Madrid, por ejemplo, donde esta empresa ofreció sus servicios hasta el año pasado y acumularon más de 6.200 actuaciones, el rumano (29,4%), el árabe (14,6%) y el chino mandarín (10,4%) fueron las lenguas que ocuparon las tres primeras posiciones de la clasificación. El top 10 lo completaron el inglés, el búlgaro, el bengalí, el volofo, el francés, el ruso y el polaco.

Sin embargo, el dibujo cambia en Cataluña. El árabe (28,7%) se posiciona en primera posición, muy por delante del rumano (16,8%), y el inglés ocupa el tercer puesto, con un 7,6%. En este caso, el chino mandarín (6,3%) se encuentra en quinta posición, por detrás del francés, y aparecen idiomas menos comunes, como el urdu (6,1%) o el punyabí (2,6%), ambos hablados en Pakistán e India o el albanés, con un 1,7%.

En la Comunidad Valenciana, aunque el rumano y el árabe se mantienen como las dos lenguas más solicitadas, sobresale un hecho diferenciador respecto a las otras dos comunidades autónomas: las lenguas comunitarias son las más numerosas en su particular top 10 y el inglés, el búlgaro, el francés, el alemán y el neerlandés copan este ránking.

ComunitariosEste aspecto se repite igualmente en los juzgados de Islas Baleares, aunque, en este caso, los resultados parecen más un reflejo evidente del turismo que recibe las islas.

Allí, el inglés, que copa el 25,7% de las necesidades de estos tribunales, y el alemán (17,3%), son las lenguas más solicitadas. Además, también están presentes el italiano, el francés, el rumano y el búlgaro.

En las estadísticas de Castilla y León y País Vasco hay que destacar dos asuntos. Por un lado, que el portugués aparece entre los diez idiomas más solicitados, algo que se refleja en el resto de comunidades autónomas.

Por otro lado, merece especial mención la incorporación del lenguaje de signos en el top 10 de estas dos comunidades autónomas, donde se solicita con frecuencia. De hecho, en el caso de Castilla y León, ocupa la quinta posición, con un 5,2% de las peticiones.

Los sorprendentes efectos de la crisis económicaLos efectos de la crisis en España también se reflejan en los resultados estadísticos sobre traducciones en tribunales españoles. Como explica Juan Julián León, director ejecutivo de SeproTec Multilingual Solutions, las solicitudes del servicio de interpretación han caído en los últimos años.

“La situación económica española ha generado un efecto retorno para muchos inmigrantes y eso se ha reflejado en nuestros datos. Los idiomas que han vivido un mayor descenso en proporción con el resto son los de los países del Este, como el ruso, el ucraniano y el polaco y el búlgaro”, comenta.

Por su parte, el árabe, el rumano y el inglés no han sufrido los vaivenes migratorios y se han mantenido constantes las estadísticas de los tribunales nacionales.

La necesidad de intérpretes de chino mandarín también ha sido independiente de la situación económica de España. “Las solicitudes para este idioma es una constante en nuestras estadísticas y ha vivido pocas variaciones”, añade Julián León.