“El abogado cada día tiene que tener una relación más directa con los medios de comunicación”

DIARIOJURIDICO.COM  3/07/2014

Los juicios paralelos son inevitables y la irrupción de las redes sociales no han hecho sino agudizarlos. Hoy más que nunca, los profesionales del sector legal y del periodismo están unidos en esta causa. Esta es una de las primera reflexiones de la segunda mesa redonda organizada por Diario Jurídico, para presentar su nueva web, en la que se abogó por la ética y la autoregulación.

Las nuevas tecnologías y la irrupción de las redes sociales han revolucionado la escena judicial. Los juicios cada vez se hacen más mediáticos y los abogados tienen ya que mirar e interrelacionarse, cada día más, con los medios de comunicación y las redes sociales. Estas son algunas de las principales conclusiones de la segunda mesa redonda sobre juicios paralelos organizada por Diario Jurídico, que contó con la presencia de la decana del Colegio de Abogados de Madrid, Sonia Gumpert, en la que los ponentes han dejado claro que “los juicios paralelos son inevitables”.

Muchas veces a parte de entender a la prensa tenemos que hablar con ella, explicar las cosas, hacer ruedas de prensa, siempre de acuerdo con el cliente, claro está. El abogado cada día más tiene que tener una relación directa con los medios de comunicación”, explicó Luis Romero, socio director de Romero y Asociados, en el debate sobre juicios paralelos organizado el jueves por Diario Jurídico en el Colegio de Abogados de Madrid. El abogado penalista explicó que muchas veces es necesario necesario intervenir y dar información o explicaciones a los medios de comunicación para poder defender mejor al cliente. “En la práctica, soy partidario de que un abogado se sirva de la prensa para favorecer a su cliente”, afirmó Romero, al tiempo que defendía que había que hacerlo sin traspasar límites que vulneren el secreto de sumario. “Entiendo que un abogado tiene que saber de qué contenido hablar y de cuál no”, apostilló.

Por su parte, Manuel Núñez-Encabo, presidente de la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología de FAPE, explicó que “estamos asistiendo a una transformación histórica como consecuencia de la irrupción de la nuevas tecnologías mientras que los jueces y tribunales de justicia están configurados en una situación desfasada, por lo que es necesario comenzar a delimitar conceptos”, ya que los juicios paralelos se están dando cada vez más profusión. Afirmó que una de una de las soluciones puede ser la autoregulación deontológica.“Hay que trabajar juntos periodistas y abogados para evitar los juicios paralelos”, indicó y puso como ejemplo, el trabajo que se está realizando en esta dirección en la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología perteneciente a la Federación Asociaciones de Periodistas de España.

“Somos seres valorativos continuamente estamos realizando valoraciones. De hecho, los jueces hacen valoraciones, pero no son los únicos”, explicó Manuel Sánchez de Diego, profesor titular de Derecho Constitucional de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, quien explicó que nos encontramos con nuevos canales de comunicación, situados en cualquier lugar del globo y donde los rumores corren como la pólvora y desaparecen con la misma rapidez. En este contexto, el profesor marca una gran diferencia entre las páginas webs o blog y los medios de comunicación tradicionales. “Un periódico tiene una estructura organizativa, una empresa y unos profesionales formados”, por lo que indicó que hay que abogar por una mayor responsabilidad y ética de los profesionales de la información y una mayor formación de la audiencia, porque los juicios paralelos son inevitables.

En contra de los juicios paralelos, en opinión de Sánchez de Diego está el problema de que la justicia es lenta y poco transparente y a veces es una lotería, por lo que, en ocasiones, el ciudadano medio acude a los juicios paralelos, a las redes, para quejarse porque existe una gran desconfianza en la justicia”.